MENINGES ESPINALES

 

La médula espinal, al igual que el encéfalo, está envuelta por las meninges: duramadre, aracnoides y piamadre.

Duramadre:

- Es la meninge más externa.

- Es una membrana fuerte, densa y fibrosa que envuelve la médula espinal y la cauda equina.

- Tiene un color blanco nacarado.

- Se continúa a través del foramen magnum con la duramadre que recubre el encéfalo.

- En la parte inferior de la M.E., forma el fondo de saco dural que se extiende hasta S2. Bajo esta vértebra sacra, la duramadre se continúa rodeando al filum terminal y su unión forma el ligamento coccígeo que se inserta en el cóccix.

- Se continúa en los forámenes intervertebrales, rodeando a los nervios espinales, continuándose a su vez con  el epineuro.

- Está separada de las paredes del canal vertebral por el espacio epidural.

 

Espacio Epidural: (también llamado espacio extradural o peridural).

Este espacio es ocupado por tejido conjuntivo laxo, grasa peridural y por el plexo venoso vertebral interno.

Existe sólo en el canal vertebral, en el cráneo no.

Protege a la médula de posibles daños producto de los movimientos de la columna.

Este plexo tiene comunicación directa con los senos durales del cráneo, por lo tanto puede ser una vía de diseminación de infecciones, émbolos o células cancerosas desde la pelvis hacia el cerebro.

El espacio peridural es de enorme importancia en clínica, ya que bajo L2 se pueden depositar anestésicos locales (anestesia epidural) que permiten intervenciones quirúrgicas, en general, bajo el ombligo. Es muy usada la anestesia regional sobre todo en el ámbito obstétrico. También se puede extraer líquido cerebroespinal con fines analíticos o para medir presión.

 

Aracnoides :

- Es una membrana delgada e impermeable que recubre totalmente la médula espinal.

- Se ubica entre la piamadre, más profunda, y la duramadre, más superficial.

- Envía prolongaciones en forma de tela de araña hacia la siguiente capa (Piamadre), constituyendo el espacio subaracnoideo, por el cual circula el líquido cerebroespinal, que rodea a la médula en toda su extensión, y tiene comunicación con el encéfalo.

- Se encuentra separada de la duramadre sólo por un líquido que permite su desplazamiento. El espacio entre ellas es llamado , el cual es virtual.

 

Espacio subdural:

Este espacio es un espacio virtual, sólo presenta una pequeña cantidad de LCE, que permite el deslizamiento entre la duramadre y la aracnoides.

Es importante en el cerebro cuando por traumatismos craneanos puede haber ruptura de la arterias meníngeas que circulan por el lugar (formándose así  los llamados hematomas subdurales, que comprometen de forma importante la salud del paciente).

 

Espacio Subaracnoideo:

Este espacio es real, rodea todo el encéfalo y prosigue inferiormente, a través del foramen magnum hasta el borde inferior de S2, en donde la duramadre y la aracnoides se fusionan con el filum terminale, no dejando espacio alguno.

Su importancia radica en que contiene el líquido cerebroespinal.

El espacio subaracnoideo es atravesado por finas trabéculas aracnoideas que se unen a la piamadre.

 

Piamadre

- Es una capa única y delgada, de carácter vascular, que se adosa íntimamente a la médula espinal (Se introduce en todas las fisuras y surcos).

- Se puede dividir en dos capas: La más externa o Epipia, que está en contacto con el líquido cerebroespinal, siendo la más importante, por circular en ella los vasos sobre la M.E.; y La más interna que está adosada a la médula.

- La piamadre envía prolongaciones hacia la duramadre en forma de dientes de sierra llamadas ligamentos dentados.

 

Ligamentos Dentados

Se ubican desde el foramen magno a L1.

Por las caras laterales de la médula, a igual distancia entre las raíces posteriores y anteriores de los nervios espinales, éstas  21 extensiones membranosas puntiformes de la piamadre, van a insertarse firmemente a la cara interna de la duramadre y aracnoides.

Son utilizados como puntos de referencia para procedimientos quirúrgicos.

Facilitan la suspensión de la médula espinal justo en medio del saco dural. En tal función también participan:

- la continuidad con el tronco encefálico

- la presión ejercida por el LCR

- el filum terminale.