Académicos del Departamento de Cirugía, Traumatología y Anestesiología lideraron innovador curso realizado en Santiago

2019-01-08-cadaveres.jpg

Un trabajo quirúrgico en cabeza, cuello y tronco con cadáveres, fue la nueva capacitación para docentes y estudiantes de postgrado de la especialidad de Cirugía.

Los doctores Pedro Pablo Ulloa y Pilar Schneberger, fueron los encargados de conducir este innovador curso que abrió una nueva frontera en la capacitación para académicos y estudiantes de postgrado de la Facultad de Medicina.

El académico del Departamento de Cirugía, Traumatología y Anestesiología, Pedro Pablo Ulloa (cirujano plástico y reconstructivo) comentó que este curso anatómico quirúrgico con especímenes cadavéricos (con piezas y secciones de tronco, cabeza y cuello, acondicionados para hacer estudios anatómicos) contó con la participación de los dos docentes del departamento más los becados de la especialidad de cirugía general de segundo y tercer año.

Para llegar a trabajar en la parte práctica, previamente se hicieron clases teóricas durante tres semanas, se distribuyó material bibliográfico para los becados, y en la parte práctica se hizo la disección, reparo anatómico de pared abdominal, cabeza y cuello completa y algunos principios de cirugía reconstructiva de colgajo para los cinco becados de segundo y tercer año de la especialidad de Cirugía que participaron de esta inédita actividad para la Universidad de La Frontera.

Este curso se realizó en Santiago, en un laboratorio experimental de la empresa proveedora de cadáveres junto a las universidades de Los Andes (que posee el protocolo de importación) y la UFRO. “Este es el primer curso dirigido que se hace ya que hay áreas en nuestra formación sobre cabeza, parte cervical o cuello y para el cirujano general, el abdomen, que debemos abordar en mayor profundidad”, explicó Ulloa.

“Como ex alumnos de cirugía general veíamos que teníamos un déficit en comparación con otras casas de estudios de Chile y el extranjero donde hay mucha actividad con cadáveres con quienes trabajan primero y después con pacientes. Nuestra formación es distinta. Hacerlo al revés es más fácil y permite entender mejor lo que se hace. Para los estudiantes fue algo muy novedoso y útil. No es lo mismo leer y estudiar que hacerlo, y no son cosas muy difíciles pero hay que verlas antes”, agrega Ulloa.

Las piezas necesarias para este trabajo fueron aportadas por el Departamento de Cirugía de la Universidad de La Frontera y por el laboratorio privado asociado a la Universidad de Los Andes que importas piezas quirúrgicas desde Estados Unidos. En algún momento existió la posibilidad de realizar el curso en el área de Anatomía, y después en Cirugía de la UFRO, pero “se necesitan variadas reglamentaciones externas e internas para realizar la importación de los cadáveres, además no poseemos las mesas quirúrgicas e instrumental adecuado que ellos sí tienen, por ello, viajamos las siete personas a Santiago y cumplimos con todas las etapas establecidas e incluso pudimos hacer más cosas de las planificadas”.

Se espera realizar un curso más grande con otras especialidades y más piezas quirúrgicas durante el año 2019. “Hacer procedimientos en cirugía y traumatología por secciones. Esta es la primera vez que se hacen temas de cabeza y cuello y de cirugía general con colgajo de abdomen, de reconstrucción mamaria, de músculos. Esperamos hacer a futuro un curso de carácter obligatorio para los residentes de las especialidades que están coordinadas por el departamento y que siga creciendo pero es un trabajo de alto costo y no puede ser para muchos alumnos por cadáveres, ya que estos tienen de dos a tres días de uso como máximo”, finalizó el docente.

  • Visto: 921

Buscador de Noticias