Entrevista con el nuevo presidente del Centro de Estudiantes de la Salud, Jorge Lautraman

 

Jorge Lautraman (20), estudió la educación media en el colegio San Francisco de Asís de Nueva Imperial, es estudiante de tercer año de la carrera de Terapia Ocupacional y ferviente ambientalista. En su condición de activista de Friday for future Chile, participó del evento “3xi Chile al 2030, pensar en futuros convivir el presente”, realizado en Santiago hace dos semanas. La directiva del CES que preside asumió (periodo de un año) el martes 28 de junio, tras la elección realizada en las últimas semanas y prontamente esperan realizar una ceremonia de traspaso de mando.

¿Por qué te decidiste a liderar esta lista triunfadora y el CES?

Desde el colegio he sido presidente de centros de estudiantes y una meta que quería era hacer algo en la Facultad. Se me dio la oportunidad porque existe la necesidad de participación porque no es una comunidad activa. Esto se vio reflejado en el proceso eleccionario ya que costó conformar un TRICEL y fuimos lista única. Pero, además, porque soy activista ambiental y desde allí quise formar esta lista.

Hoy en la mañana (viernes 8 de julio) sostuvieron una reunión con el equipo de decanato de la Facultad de Medicina, ¿qué te deja esa reunión?

Fue muy productiva. Desde el primer día de gestión comenzamos a pedir reuniones y hubo la voluntad de realizarla pronto. Dimos a conocer nuestro programa donde elevamos varias solicitudes y esperamos ver hechos concretos. Pudimos dialogar, llegar a acuerdos, tener puntos de vista desde la institucionalidad, nos enteramos de varios proyectos como el nuevo edificio que se pretende construir desde el segundo semestre del 2023. No lo vamos a aprovechar, pero se nos invitó a una mesa de trabajo y ver los espacios para los estudiantes. En los próximos días tendremos una nueva reunión donde se nos presentará el proyecto del edificio, donde veremos cómo se distribuirá el espacio destinado para los estudiantes.

Hablaste de espacios físicos, ¿cuáles son las necesidades que tienen en estos momentos?

Son evidentes. No tenemos espacios de recreación donde hacer ocio y tiempo libre, antes se contaba con una sala que está en mal estado y tiene humedad. Además, está la “casita” donde hay espacios para cuatro carreras. Sentimos que nos falta mucho espacio y es una denuncia y así lo digo denuncia, que es muy sentida por los estudiantes. Además, se ve en el tema de falta salas y que los propios docentes nos han planteado.

Lo cual se espera acortar con el futuro edificio que se va a construir.

Claro, pero para eso tenemos que esperar años. Para nosotros, que nos afecta ahora, no hay una solución a corto plazo.

¿Qué hacemos entonces?

Es difícil. Lo hablamos con el Decano y en el edificio SA hay tutoriales que están siendo ocupados como bodegas con implementos de simulación clínica. La facultad cedió estos espacios al Hospital por Campos Clínicos, por lo que no se puede solucionar. Agrego que en la biblioteca solo hay cinco logias que no dan abasto para todos los estudiantes de la Facultad.

Cuando uno te escucha se imagina un panorama bastante sombrío, pero la Facultad es una de las mejores del país. ¿Hay cosas buenas también en tu perspectiva?

Por supuesto, los estudiantes estamos conscientes que si estamos en esta Facultad y en esta Universidad es por algo. Está catalogada como una de las mejores de Chile. Lo que planteamos son requerimientos y necesidades, tampoco dejamos de lado a la Universidad donde estamos y que aspiramos a la excelencia. Como dice usted, hay cosas positivas, pero también hay negativas.

¿Cuáles son los principales ejes del trabajo del CES para los próximos años?

Son siete ejes en el programa: sustentabilidad y medio ambiente, bienestar estudiantil apuntando a salud y apoyo social, y recreación estudiantil; representación estudiantil, interculturalidad e inclusión. Es un proyecto donde esperamos tener la participación de los estudiantes y contar con el apoyo de las autoridades de la Facultad.

¿Cuáles son los sueños que tiene Jorge Lautraman?

Prefiero hablar de aspiraciones y no de sueños, porque son más posibles. Quiero que haya un punto limpio en la Facultad para que toda la comunidad pueda llevar papeles, cartón, plásticos, vidrios y ayudar a la sustentabilidad del medio ambiente. La Facultad no cuenta con un espacio para tener un punto limpio, pero proponemos la alternativa que sean dispensadores separadores de residuos y para eso debemos ver un lugar y contar con las autorizaciones. 

¿Qué significa ser activista ambiental?

No sé cómo describirlo ya que es algo intrínseco. El 2019 comencé con esto que ha sido una oportunidad de aprender mucho de grupos, organizar cosas, hablar con autoridades, hacer proyectos. El activismo y salir a las calles para exigir cosas, pero sobre todo trabajar realmente y buscar soluciones, no sólo reclamar. Estar en Fridays y hacer el activismo por el medio ambiente junto a lo intercultural está en mí. Es mi pasión. Siempre me preguntan porque estudio TO si me mueve el medioambiente, y siento que no me puedo limitar a una sola área, hoy no es así y mi carrera es muy bonita con conceptos como la dislocación ocupacional que hace referencia a un colectivo de personas que debe retirarse de un lugar por un tema territorial, lo que podemos ejemplificar con el cambio climático. Esos conceptos y el área sociocomunitaria de TO me gustan bastante y pienso en hacer un magíster en gestión territorial de recursos naturales.

 

 

  • Visto: 176

Buscador de Noticias