Académica de la Facultad de Medicina UFRO recibe Premio Nacional Milagro Correa

La kinesióloga y profesora asociada del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación de la Facultad de Medicina, Dra. Arlette Doussoulin Sanhueza recibió el premio Milagro Correa, que es entregado por el Colegio de Kinesiólogos de Chile al Mejor Trabajo Científico del año.

El premio fue producto del trabajo que ha impulsado Arlette Doussoulin (quien es además directora del Centro de Habilidades Clínicas de la Facultad de Medicina, magíster y doctora en Motricidad Humana) y que apunta a buscar formas de manejo, evaluación e intervención de la espasticidad.

La distinción entregada por el Colegio de Kinesiólogos lleva el nombre de Milagro Correa quien fuera una kinesióloga con vasta experiencia en lo gremial, investigación y docencia. El premio se entrega una vez al año al mejor trabajo científico realizado o liderado por un kinesiólogo.

INVESTIGACIÓN

Doussoulin lideró la investigación (proyecto DIUFRO) “Predictores y evolución de la espasticidad en extremidad superior durante el primer año posterior a un accidente cerebro vascular", estudio longitudinal que fue publicado en una primera parte en la revista del Colegio de Kinesiólogos y su segunda parte fue publicada en revistas internacionales.

La espasticidad y otros problemas asociados a este tipo de patologías son abordados en la UFRO a través del trabajo del Centro de Habilidades Clínicas donde ven diariamente este daño neurológico producido por un accidente cerebrovascular (ACV) o por un TEC, es decir patologías adquiridas y cuales fueron la materia de investigación en este estudio longitudinal.

“La espasticidad es un signo clínico neurológico de los pacientes que tienen daños en el Sistema Nervioso Central. Estos cuadros como el ACV o el TEC se caracterizan por la pérdida de fuerza, alteración de tono donde hay espasticidad o flacidez, por ejemplo. Igualmente, hay alteraciones motoras, sensitivas y funcionales. Todo desemboca en que la persona puede tener grandes limitaciones o quedar postrada, o, a pesar de sus dificultades ser independiente en la sociedad. Lo que buscamos es dar el mejor manejo de estos signos que vendrán sí o sí para que esa persona sea más autovalente”, explica Doussoulin.

El trabajo de investigación ha sido dirigido por Arlette Doussoulin junto a un equipo de trabajo conformado por kinesiólogos, fisiatras, neurólogos y cuatro kinesiólogos titulados UFRO que están partiendo en el ámbito de la investigación y se dedican al ámbito clínico: Karol Castro, Carolina Soto, Cristian Gutiérrez y Mauro Obreque.

“La espasticidad era considerada un signo muy negativo, pero hoy se sabe que, si se logra controlar o forma parte de la intervención terapéutica, puede ser un aliado y ya no es algo sólo nocivo. La espasticidad es un signo clínico del daño central que se manifiesta con una hiperreactividad muscular por un daño del Sistema Nervioso. Los centros superiores que tienen el daño no regulan las estructuras inferiores a nivel del arco reflejo, entonces los músculos quedan desinhibidos o sin control y el músculo reacciona por gravedad”, apunta Doussoulin.

“El ACV es la patología neurológica más prevalente nacional y mundial. Se estima que el 2021 hubo 21 mil ACV´s en el país con una elevada prevalencia en nuestra región. Hoy, de estas personas la mayoría sobrevive y después necesitan rehabilitación. Hace poco, sólo el 7% recibía rehabilitación, cifra que está subiendo al 20%”, concluye la docente de la Facultad de Medicina UFRO.

Este trabajo de indagación de la espasticidad, se espera pueda continuar con una nueva que será un estudio longitudinal (a largo plazo) con una duración de 12 meses junto a pacientes que hayan sufrido un ACV o TEC hace pocos días y comiencen con su periodo de rehabilitación.  

 

  • Visto: 551

Buscador de Noticias