Facultad de Medicina lamenta el sensible fallecimiento del Dr. Juan Antonio Rojo Echeverría

Con profundo pesar la comunidad de la Facultad de Medicina UFRO, informa de la partida, a la edad de 86 años, de quien fuera formador y maestro de decenas de generaciones de médicos/as y matronas/es. Su deceso se produjo este sábado 16 de septiembre y su velorio se realiza desde hoy, domingo, desde las 10 horas en el salón parroquial de la Iglesia San Francisco. Sus funerales se realizarán este lunes 18 de septiembre desde las 14 horas.

El Dr. Juan Antonio Rojo nació el 25 de diciembre de 1936 en Concepción. Se casó en 1959 con Sonia Venegas Vásquez, tuvo cuatro hijos, siete nietos y un bisnieto. Estudió Medicina en la Universidad de Concepción entre 1957 y 1964 y fue el primer becado (1970-1973) de la especialidad de Obstetricia y Ginecología del Hospital Hernán Henríquez Aravena (HHHA), donde sus maestros fueron los doctores Villagrán (tutor) Urzúa, Capurro, Sierralta, Vásquez, Salazar y Reissenegger.

Fue especialista en oncología ginecológica, en oncología del tracto genital bajo y colposcopia, áreas donde trabajó hasta su retiro laboral en la Unidad de Oncología Ginecológica en el HHHA. Fue director del Hospital de Pitrufquén, jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología del HHHA y jefe del CDT del mismo centro asistencial, en tanto que en la Facultad de Medicina fue director del Departamento de Obstetricia y Ginecología.

El Decano de la Facultad de Medicina UFRO, doctor Wilfried Diener, dijo que “Juan Antonio fue un médico con una ética a toda prueba, con un rigor funcionario inigualable y desde la perspectiva de la historia fue un muy buen docente que participó en la formación de todas las generaciones de nuestros estudiantes. Su prioridad siempre fueron sus pacientes y sus estudiantes. Fue un hombre muy equitativo, preocupado de las formalidades y de los aspectos administrativos, así como, respetuoso de la independencia que debemos tener todos los médicos. Una persona equitativa, muy prudente y muy riguroso”.

La actual directora del departamento, doctora Margot Acuña, expresó que “cuando estudié Medicina, el doctor Rojo era jefe de Servicio y recuerdo con cariño a un hombre correcto, disciplinado, preocupado por la docencia y porque su Servicio funcionara. Pocas veces se ha conocido a una persona tan responsable en el cumplimiento de sus funciones en la salud pública en favor de la calidad de vida de las pacientes. Los estudiantes lo recuerdan con cariño y hasta el comienzo del 2020, nos colaboró con los internos de Medicina ya que dejó sus funciones en el contexto de pandemia. En lo académico, asistencial, en lo familiar, en lo profundo de lo humano se nos va un grande y se suma a los maestros de nuestra historia”. 

Como académico, ingresó en 1974 a la Universidad de Chile sede Temuco, hoy Universidad de La Frontera, y aquí se mantuvo en la actividad docente hasta el 2007 cuando jubiló lo que no impidió que continuara colaborando como académico hasta el 2020. Dijo con orgullo en un homenaje que se le brindó al momento de su retiro que “he formado más de 30 generaciones de médicos de pregrado y más de 30 médicos especialistas”.

Se definió como un hombre satisfecho y agradecido de ser académico. Su apego a la ética y disciplina, así como al rigor que deben tener los médicos y las generaciones actuales de estudiantes de medicina y del área de la obstetricia y ginecología, fueron sus principales preocupaciones, así como, su familia, su profesión y su participación en el Rotary.

Hace algunos años, el doctor Rojo declaró: “Traer vida al mundo es algo único y le ayudamos a Dios en ese proceso”. Hoy, la Facultad de Medicina, la Universidad de La Frontera, el hospital Dr. Hernán Henríquez Aravena y la región de La Araucanía, le recuerdan y agradecen las decenas de vidas que ayudó a traer a este mundo.

Querido doctor Juan Antonio Rojo Echeverría, descanse en paz.

  • Visto: 1693

Buscador de Noticias