Día Mundial de la Osteoporosis: una epidemia silenciosa

El reumatólogo y académico del Departamento de Medicina Interna de la Facultad de Medicina UFRO, doctor Juan Pablo Riedemann González entregó una serie de recomendaciones sobre esta patología, en el marco del Día Mundial de la Osteoporosis que se conmemora este viernes 20 de octubre en todo el mundo.

“La osteoporosis es una enfermedad muy frecuente y particularmente en la población adulta después de los 50 y con mayor frecuencia después de los 65 años. Todos sabemos que estamos envejeciendo lo que significa que aumentará el grupo de personas en ese grupo etareo y el número afectado por una enfermedad que es predominante en ese grupo”, explicó.

El doctor Riedemann, quien además es Past President de la Sociedad Chilena de Osteología y Coordinador de Especialidades de la UFRO, agregó que “la osteoporosis genera un deterioro en la cantidad y calidad de hueso. Al haber un deterioro lo que se determina es una fragilidad ósea lo que aumenta el riesgo de sufrir fracturas que finalmente es la consecuencia temida en relación a la osteoporosis. Todos hemos tenido un familiar que ha sufrido una fractura sin un gran trauma, de muñeca, de cadera u otra, por ende, toda fractura en un mayor de 50 años debiera sospecharse asociada a osteoporosis mientras no se demuestre lo contrario, pero esto no está debidamente arraigado”.

Hay estudios en personas hospitalizadas por una fractura de cadera, donde a una fracción mínima se les ha evaluado si tienen osteoporosis cuando lo más probable es que sí la tengan. “Es de toda importancia que la gente conozca sobre esto, hable sobre el tema, le pregunte a su médico, busque información”, agrega Riedemann.

De acuerdo a la OMS, el diagnóstico de osteoporosis se hace basado en los resultados del examen densitometría ósea. Los estudios en Chile sobre la frecuencia de la fractura de cadera que es la más temida, muestran que la incidencia es mucho mayor en mujeres que hombres, es de 220 por 100 mil en mujeres, y en hombres, 80 por 100 mil. “Eso es en el grupo de población de mayores de 50, pero si vamos a grupos específicos, en la medida que aumenta la edad, la incidencia es mayor”.

Esta epidemia silenciosa ya que en general no mata, pero sí genera un deterioro de la calidad de vida se puede prevenir. El académico Ufro agrega que “debemos prevenirla y si no podemos, tratarla oportunamente con adecuado aporte de calcio y vitamina D y por ejemplo un fármaco como el alendronato, que es barato pero que no está disponible en la atención primaria donde llegan la gran mayoría de estos pacientes. Sí está en los hospitales secundarios y terciarios por lo que se deben revisar las políticas de salud”, explicó el reumatólogo.

La prevención parte desde la infancia ya que los huesos se forman durante la infancia, adolescencia y adulto joven. El peak de masa ósea se obtiene alrededor de los 30 años, por lo que toda la etapa previa es fundamental con la alimentación y los lácteos (calcio), la vitamina D (grado de exposición al sol) y tener actividad física. “Son los tres elementos fundamentales para adquirir huesos sanos”, agregó el docente.  

“Cuando las mujeres se acercan a la menopausia, se sabe que la disminución de los niveles hormonales se asocia a una declinación progresiva del contenido del calcio y ese es un momento clave para hacer una evaluación y prevenir. En los hombres el riesgo aumenta después de los 65 años. Es una patología que se puede prevenir, diagnosticar precozmente y se puede tratar adecuadamente”, culminó el doctor Riedemann.

 

  • Visto: 344

Buscador de Noticias