Cafetería Dulces Esperanza del Edificio de Biociencias de la Facultad de Medicina abre sus puertas

Tras dos meses de trabajo y marcha blanca, en pleno funcionamiento se encuentra la cafetería Dulces Esperanza del edificio de Biociencias de la Facultad de Medicina UFRO, ubicada en el primer piso de dichas dependencias.

La historia de Dulces Esperanza en la Facultad de Medicina ha sido impulsada por la visión de la terapeuta ocupacional Camila Maldonado Arriagada, quien es la coordinadora del Centro Integral de Rehabilitación Psicosocial (CIRP), asesora de la agrupación Sembradores de Esperanza que se crea al alero del CIRP y preceptora (en el área clínica y de gestión) de la carrera de Terapia Ocupacional de la UFRO.

La agrupación Sembradores de Esperanza surgió en el año 2012 a través de un grupo de autoayuda del CIRP, centro perteneciente al Servicio de Psiquiatría del Hospital Dr. Hernán Henríquez Aravena. Producto de su trabajo, proyectos adjudicados y constancia, en el año 2017 comenzaron a fabricar distintos productos bajo la marca Dulces Esperanza y en este primer semestre de 2024 (desde el martes 16 de abril) asumieron la concesión en comodato, de la cafetería del edificio de Biociencias de la Facultad de Medicina. 

“Esta es una cafetería inclusiva donde los socios de la agrupación venden sus productos como galletas, mermeladas, chocolates, entre otros confites. Es inclusiva porque nuestros socios son personas en situación de discapacidad psíquica y tuvieron su proceso de rehabilitación en el CIRP con una posibilidad de trabajo protegido”, explicó Camila Maldonado.

“Los integrantes del Centro han presentado enfermedades de tipo psíquico donde muchas veces se pierden los roles sociales de estudiante, trabajador, padre, madre, por lo que nuestro objetivo es reincorporarlos en sus roles para ser agentes activos en la sociedad”, agregó Maldonado.

En la larga trayectoria que supera los 25 años del CIRP, se ha pasado por distintos modelos de trabajo. Hoy, se apunta a un modelo más inclusivo donde se busca que las personas con discapacidad psíquica se incorporen en la sociedad y pueden tener un trabajo como cualquier otra persona, muchas veces considerando un apoyo adicional.

Uno de los integrantes de la agrupación es Alejandro Robles Jélvez. “Trabajo en el Centro hace 25 años, siempre pensando que los chicos tengan una integración. Ahora se nos dio la oportunidad de este emprendimiento en la UFRO y estamos muy motivados por cumplir. Como estamos partiendo ha sido un poquito difícil, pero vamos y seguimos adelante”.

Si usted visita el Edificio de Biociencias de la Facultad de Medicina, ubicado en Avenida Alemania 0458, no se olvide de pasar por la Cafetería Dulces Esperanza donde no solo disfrutará de un rico café y acompañamientos, sino que además apoyará un emprendimiento con identidad, sentido y profundo valor. 

 

 

  • Visto: 698

Buscador de Noticias