Lunes, 23 Abril 2018 20:31

Entrevista con la nueva directora de la carrera de Obstetricia y Puericultura, Mg. Bernardita Baeza Weinmann

Cuando ha completado dos meses al mando de una de las carreras más antiguas de la Facultad de Medicina, la matrona detalló los desafíos, proyecciones y escenario nacional de la carrera que dirige desde enero de este año.

1. Usted asumió la carrera en enero de este año, cuál es la evaluación de lo que se ha hecho y cómo se proyecta la carrera.

Es un enorme desafío estar a cargo de este equipo de matronas y matrones que tenemos una misión tan bonita como es formar colegas en un escenario regional, nacional y mundial delicado. Siempre los desafíos apuntan al mejoramiento, pero ha sido una experiencia bonita, satisfactoria, y no exenta de mucho aprendizaje.

2. Hablamos de una carrera con 55 años de vida, una enorme cantidad de titulados. Una carrera adulta. ¿Cómo se afronta eso?

Creo que estamos haciendo bien las cosas y seguimos siendo pioneras en las metodologías que usamos, en el acercamiento con las usuarias, en el trabajo territorial y rural, las exigencias de la UFRO en el inglés, son puntos a favor que tenemos. De esto nos dimos cuenta en el reencuentro de todas las carreras de Obstetricia del país que hicimos en enero en Temuco y que fue una reunión muy positiva, ya que tuvimos una gran retroalimentación de otras carreras emblemáticas del país.

3. Pronto enfrentarán un nuevo proceso de acreditación. ¿Cuál es la meta?

La actual acreditación de la carrera es por seis años y vence en noviembre de 2019, por lo que nuestro plan de mejora y desarrollo apunta a que tengamos siete años en un próximo proceso y ya partimos con el trabajo de autoevaluación con fines de acreditación y estamos convencidos que nos va a ir bien. Estamos motivadas y enfrentando los desafíos de gestión.

4. Esta es una carrera adulta, sólida, con buena inserción laboral, con una buena acreditación actual, inserta en una facultad potente, con el mejor campo clínico regional, con un cuerpo académico cada vez con mayor formación de postgrado, entonces ¿qué le falta?

Lo que vimos en la acreditación anterior y que es común a todas las carreras, es la vinculación con los titulados que es algo que ha costado porque cuesta reencontrarse con quién les formó. Las redes sociales pueden ser más eficientes que un círculo de titulados y, por otro lado, nos falta mayor movilidad estudiantil nacional e internacional. Esto se abordó en el encuentro de enero y en agosto se realizará una reunión en Valparaíso donde se trabajará esta situación. Por otro lado, hemos tenido menos salidas de nuestras estudiantes que visitas del extranjero. Un tercer tema tiene que ver con la investigación pero dado el modelo organizacional de la carrera donde las matronas y matrones pertenecen a los departamentos académicos, no tenemos la oportunidad de hacer investigación como cuerpo académico de la carrera. Entonces, debemos ver cómo somos capaces de generar investigación con los estudiantes.

5. Año 2018, el país tiene desafíos, como la ley de aborto, nuevas cifras preocupantes de VIH en el país y otros temas emergentes, en este escenario, ¿En qué lugar está la matrona y el matrón en este Chile?

Me siento bendecida por tener experiencia laboral en diversos campos, lo que me da una mirada amplia sobre el rol de la matronería en Chile y el mundo lo que me permite impulsar iniciativas que ya nacieron en la carrera para enfrentar las contingencias que hoy tenemos. El tema del género, se está trabajando en el pregrado hace mucho tiempo, respecto de la bajada técnica sobre cómo aplicamos la ley de tres causales de aborto nos permite tener una iniciativa donde haremos un foro que es muy necesario, porque hay mucha discusión e ignorancia. Como matronas desde siempre hemos estado instaladas en el tema de la educación sexual y prevención de infecciones de transmisión sexual, y como carrera tenemos una sólida formación de nuestros estudiantes en este ámbito. Siempre hemos estado en estos temas, y son parte de nuestro rol profesional.

6. ¿Cómo se sitúa la carrera de Obstetricia y Puericultura en términos del proceso de admisión de la Universidad?

En términos de ingreso aportamos en número de estudiantes y puntajes, con estándares altos y que cada año suben. Estamos situados en primer lugar después de la carrera de Medicina lo que significa que le damos un plus a la universidad. Los estudiantes de la enseñanza media optan por nosotros a pesar de que tenemos competencia en el ámbito privado donde les ofrecen más becas, pero siguen queriendo ser UFRO. En la última cohorte, la mayoría optaron por nosotros como primera opción. Ellos y ellas quieren ser matronas – matrones porque han visualizado que tenemos una buena empleabilidad, cuál es el rol que tenemos en la sociedad y eso nos tiene muy contentos.

Bernardita Baeza Weinmann es matrona, diplomada en Métodos de Investigación Cualitativa en Salud. Magíster en Epidemiología Clínica, especialista en Neonatología. Es profesor asistente adscrita al Departamento de Pediatría y Cirugía Infantil y al Centro CIGES de la Facultad de Medicina, Universidad de La Frontera. Su trabajo está definido por la enseñanza en pregrado de los cuidados en Neonatología y de la Metodología de la Investigación. En postgrado, diseños de investigación epidemiológico y la Metodología de la Investigación Cualitativa. Es la Directora de la Especialidad en Perinatología de la Universidad de La Frontera. “He trabajado en todas las áreas de la profesión, pública y privada, desempeño clínico intra y extrahospitalario, en gestión, trabajo territorial intersectorial, laboratorio clínico, formulación de proyectos, consultorías internacional en el ámbito de la matronería, en todas las áreas de la profesión”. “Estos 24 años en la Universidad me he dedicado a la docencia en Neonatología y docencia en investigación”, afirma. Desde enero de este 2018, tiene un nuevo desafío, dirigir la carrera de Obstetricia y Puericultura de la UFRO.

Visto 1109 veces